Archivo de la etiqueta: comunión

¡Se me descargó el celular!

Imagen

Estamos siendo invadidos por un dispositivo inalámbrico electrónico llamado “celular” que se utiliza para acceder y utilizar los servicios de una red de comunicaciones y los terminales que permiten el acceso a dicha red. Los hay de diferentes marcas, formas, colores y tamaños. Con una variedad de funciones y capacidades desde camara de foto, agenda electrónica, reloj despertador, calculadora, GPS, reproductor multimedia, juegos y miles de aplicaciones mas que lo convierten en un  “smartphone” o teléfono inteligente.

A pesar de su gran diversidad, absolutamente todos tienen algo en común: una pila o batería recargable. Su funcionamiento en ultima instancia depende de que esta esté recargada, de lo contrario ninguna de sus aplicaciones pueden ser utilizadas. Cuando oímos a alguien decir: Se me descargo el celular, lo que quiere decir es que la batería esta “muerta” y por lo tanto el celular no le es útil. Se necesita de una “fuente” especifica que conecte el celular a la corriente de energía periódicamente para que este “viva”.

Dios nos diseñó de manera muy parecida. Somos diferentes el uno del otro dependiendo de nuestra raza y cultura, no todos somos del mismo color de piel o tamaño de estatura. Nuestras habilidades o capacidades varían de acuerdo a los dones con los cuales hayamos sido dotados por el Creador. Claro que son muchas las cosas que aun no hemos descubierto que somos capaces de hacer y que por lo tanto nos convierten en el ser mas “inteligente” de la creación.

A pesar de nuestra gran diversidad, absolutamente todos tenemos algo en común: el espíritu que Dios sopló de si mismo en nosotros. El espíritu viene a ser como esa batería o pila que debe ser recargada para estar “viva”. Si no recibimos el poder o la energía necesaria diariamente de parte de Dios no podremos serle útil según fuimos diseñados. La fuente que Dios ha provisto para conectarnos con el ha sido específicamente estipulada en el manual: su Hijo Jesucristo. El dijo: “Yo  soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, este lleva mucho fruto; porque separados de mi nada podéis hacer. Juan 15:5

El verdadero sentido y propósito de nuestra existencia se encuentra en Él. Solo una vida  en comunión con Dios por medio de Jesus puede ser útil para Su gloria. De nada valen todas nuestras habilidades y talentos si no recibimos de Él el poder para ser usados. Trata de manténer la comunión constante con el Señor para que no termines frustrado/a y diciendo: ¡se me descargó el celular!

¿Sientes que tu vida no es útil? ¿Que puedes hacer hoy para mantener tu comunión con Dios?

No olvides dejarme tu comentario.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 898 seguidores